encuentra tu hotel

Buscar hotel

Troovelers que han estado en Santander

Santander

Descripción

La ciudad de Santander se ubica en la zona costera Costa de Cantabria de España. Destaca por sus edificios de valor arquitectónico y monumentos, sus diversos lugares de entretenimiento, y sus espacios naturales.

Los apasionados por la arquitectura y los monumentos podrán contemplar un centro de educación como Biblioteca y Casa-Museo de Menéndez Pelayo, lugares de visita obligatoria para turistas como Ayuntamiento, Casa Pombo y Banco de Espana, lugares de interés cultural como Catedral de Santander, Ermita de la Virgen del Mar y Monumento a Los Raqueros, entornos paisajísticos como Palacio Real de La Magdalena, Parque de Cabo Mayor y Jardines del Palacio de la Magdalena, y un lugar de actividades artísticas como Palacio de Festivales de Cantabria.

Para quienes prefieren las zonas de ocio y entretenimiento tienen lugares de visita obligatoria para turistas como Puerto Chico y Gran Casino, y entornos paisajísticos como Playa Primera de El Sardinero, Playa de Matalenas y Jardines de Piquío.

Los amantes de los bellos paisajes y la naturaleza podrán disfrutar en entornos paisajísticos como Peninsula of Magdalena, Playa de La Concha y Playa de La Maruca.

Leer más Ocultar

Guías de viaje de Santander


Santander es una ciudad portuaria española, capital de Cantabria situada en la costa norte de la Península Ibérica. El municipio de Santander limita con los de Santa Cruz de Bezana y Camargo además de cerrar por el sur la bahía homónima y con el mar Cantábrico por el norte. Santander es la capital de provincia más septentrional.


Santander corona Cantabria con una tradición que combina su pasado como ciudad pesquera, con su presente multicultural y turístico. Aunque fue fundada por los romanos, no fue hasta muchos siglos después cuando Santander comenzaría a desarrollarse debido a la abadía de San Emeterio, de la que tomó el nombre.  Se fue convirtiendo con los años en uno de los puertos más importantes que comunicaba el reino de Castilla con las Américas. Ya en el siglo XIX se convirtió en uno de los destinos turísticos favoritos de la burguesía española de la época, cuya huella aún queda patente en las casas tan señoriales que nos encontraremos mientras paseamos por sus calles.  Alfonso XIII llegó a enamorarse tanto de Santander que fijó allí una de sus residencias de verano, haciendo que la ciudad le obsequiara con uno de sus mayores reclamos turísticos a día de hoy: El Palacio de la Magdalena. El Palacio de la Magdalena es obra de los arquitectos cántabros Javier González de Riacho y Gonzalo Bringas. Hoy en día no sólo es uno de los edificios más bellos de Santander sino que además alberga diversos eventos, muchos de ellos organizados por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Al lado del Palacio está el mini-zoo, donde los más pequeños podrán disfrutar viendo a pingüinos, focas o leones marinos, en un espacio integrado totalmente con la propia naturaleza. Y además es gratuito. Otro de los puntos clave en nuestro paseo por las calles de Santander es la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción de Santander, que se erige sobre el antiguo monasterio de San Emeterio. La puerta principal es una de las más famosas porque en ella podemos ver una de las primeras expresiones del reino de Castilla y León en forma de escudo. Aunque si hay algo que todos los turistas que visitan Santander deberían hacer es caminar tranquilamente por el Paseo de Pereda. Es la arteria principal de Santander, y te lleva desde el centro urbano hasta el muelle. Y si importante es el Paseo, no menos son los jardines que lo decoran, dedicados también al novelista cántabro José María de Pereda. Caminar bajo sus árboles, buscando la sombra en verano es toda una delicia. Una vez en el puerto, podremos tomarnos un descanso en la famosa ensenada de El Sardinero.  Allí podremos decidir cuál de todas sus playas es la que más nos gusta: Playa de los Peligros (de las más concurridas por su fácil acceso) , Playa de la Magdalena, Playa de los Bikinis, Playa de los Molinucos, Playa de Mataleñas (de las favoritas por los residentes de la ciudad), Playa del Bocal, Playa de la Maruca, Playa de la Virgen del Mar,  La Segunda de El Sardinero, La Primera de El Sardinero (la más conocida), La Concha y El Camello. Desde la playa, a nuestras espaldas podremos observar el Gran Casino, edificio que nos transporta a comienzos del siglo XX con su maravilloso diseño a la Belle Époque. Si el paseo nos ha abierto el apetito, hay que recordar que Santander es famoso por su cocido montañés, aunque si este plato nos puede resultar demasiado fuerte, podemos probar a comer a base de raciones, mayormente de alimentos procedentes de la pesca local: boquerones, calamares, mejillones, anchoas, etc.… No dudéis en pediros una quesada de postre. 

Lugares de interés (75)
Hoteles (83)
Gastronomía (310)
Compras (20)
¿Buscas clientes viajeros? Anúnciate aquí