encuentra tu hotel

Buscar hotel

Troovelers destacados

Guadalajara

Descripción

La ciudad de Guadalajara se ubica en España. Destaca por sus edificios de valor arquitectónico y monumentos.

Los apasionados por la arquitectura y los monumentos podrán contemplar lugares de visita obligatoria para turistas como Palacio del Infantado, Catedral de Santa María la Mayor y Palace of the Countess of La Vega del Pozo, y lugares de interés cultural como Palacio del Infantado, Panteón de la Condesa de la Vega del Pozo y Iglesia Concatedral de Santa Maria la Mayor.

Leer más Ocultar

Guías de viaje de Guadalajara


Guadalajara es la capital de una provincia llamada "la hermosa desconocida". Puerta hacia la Alcarria, su cercanía a Madrid, de la que la separan apenas 53 kms. por autovía y 20 minutos por ferrocarril de Alta Velocidad, hace que sea un destino adecuado para una visita de un día o un fin de semana. Su climatología es propia de la Meseta y algo más extremada que la de la gran urbe madrileña, sin duda el punto de origen más importante de su oferta turística. Guadalajara es una ciudad antigua con raíces romanas (la antigua Arriaca) y un nombre actual tomado del árabe que significa "río de las piedras" con una notable importancia en la historia de Castilla ya que su situación fronteriza la hizo partícipe del encuentro entre cristianos, musulmanes y judíos durante buena parte de la Edad Media. Guadalajara a su vez es en la actualidad una ciudad moderna, con un casco urbano que asciende desde las orillas del río Henares hasta la autovía A-II en dirección a Zaragoza y un caserío agrupado que permite visitar sus lugares de interés con facilidad, si bien dificulta a veces el aparcamiento en el centro de la ciudad. Visita obligada es el Palacio del Infantado,(s.XV) su monumento más destacado y símbolo de la pujanza de la familia noble de los Mendoza, que en su apogeo fue conocida como cuna de los "segundos reyes" de Castilla. Otros lugares a visitar son las iglesias de Santiago Apóstol  (mudéjar) y Santa María la Mayor (concatedral, el antiguo convento de la Piedad, el palacio de la Cotilla, la capilla de Luis de Lucena y el torreón de Alvar Fáñez de Minaya, así como un paseo por su Calle Mayor, a través de la cual fluye el devenir cotidiano de la ciudad que conserva todavía el encanto de una vida relajada y serena. Su dotación hotelera es adecuada y goza de instalaciones de todo tipo que permiten al visitante encontrar la más adecuada a sus gustos y economía, desde Hoteles con cuatro estrellas hasta Pensiones y alojamientos familiares. Su gastronomía participa de sus raíces castellanas en el gusto por los asados (cordero y cabrito) y recuerda sus raíces musulmanas en los bizcochos borrachos típicos de la ciudad. Frondosos parques y deliciosos paseos para escapar de la vorágine de la gran ciudad, sin olvidar que también cuenta con excelentes Centros Comerciales y de ocio donde realizar compras o adquirir esos pequeños recuerdos que personalizarán nuestra estancia en el recuerdo.       Guadalajara es una ciudad romántica (aquí anduviera preso un Espronceda adolescente que escribió en el Fuerte de san Francisco sus primeros versos) en la que es posible escuchar las campanadas de la medianoche en el carillón del Reloj de la Plaza del Ayuntamiento y sentir cómo el sonido se pierde entre las ruinas de la puerta de San Gil o sube Calle Mayor arriba hasta acariciar la estatua de la Mariblanca en el parque de la Concordia y desvanecerse en el familiar paseo de las Cruces. Lugar de encuentro y de paso a través de la historia,sus habitantes (unos 80.000 en la actualidad) son hospitalarios y de buen carácter, aunque la inmigración ha incorporado en los últimos años un aporte de formas de vida y culturas variopintas que han propiciado también cierta revolución social.  Para terminar, destacaremos también la importancia de la ciudad como puerta de entrada a comarcas naturales de espectacular belleza y notables atractivos como la Alcarria (inmortalizada por Camilo José Cela en su Viaje literario) que nos lleva hasta Pastrana y su palacio de la princesa de Éboli o se bendice de agua mansa en el pantano de Entrepeñas y en el recuerdo de La Isabela, el balneario fndado por la esposa portuguesa del rey Fernando VII; la Sierra con la ruta de los Pueblos Negros y sus típicas casa de pizarra en Tamajón y Valverde los Arroyos y la Campiña que se extiende a través de hermosos paisajes hasta Cogolludo y su hermoso palacio de los Medinaceli. En la ruta hacia Zaragoza, Sigüenza -la ciudad mitrada- y Atienza con su peña fuerte, son también hitos a alcanzar y visitar desde Guadalajara. Y me despido ya con los versos de una casida dedicados a esta ciudad que conserva la lozanía de una doncella delicada que a orillas del Henares escuha la canción enamorada de la historia y siente ascender por sus venas la savia nueva del progreso: " Yo estuve allí. Lloraron los almuédanos al alba y el río se alfombraba en los sollozos de los curvos alfanjes tendiéndose en la huída. El corazón del agua resuena en tus suspiros, Wad-al-Hayara.Por las calles en sombra, desde el mar de penumbra de los arcos del zoco, cruzando el Aljamil hasta la Judería fulge como un relámpago la cruz de los guerreros, igual que esa  tormenta del estío va estrujando jazmines entre los largos dedos de la lluvia..."                                                        

Lugares de interés (50)
Hoteles (14)
Gastronomía (49)
Compras (20)
¿Buscas clientes viajeros? Anúnciate aquí