encuentra tu hotel

Buscar hotel

Troovelers que han estado en Berlín

Edificio del Reichstag

Descripción

Edificio del Reichstag es un lugar de visita obligatoria para turistas de Berlín.

Se encuentra en una zona con construcciones de gran valor arquitectónico y monumentos, puntos de interés turístico y oferta cultural. A escasos metros de este lugar encontramos Parlamento Federal (Bundestag) de Alemania, Solidarność-Denkmal y Unity Flag.

Leer más Ocultar

El edificio del Reichstag (en alemán  Reichstagsgebäude (?·i), abreviado  Reichstag (?·i)) se encuentra en el barrio del Tiergarten, en el distrito Mitte de Berlín, capital de Alemania. Fue la sede del Reichstag en tiempos del II Imperio Alemán (1871-1918) y más tarde del parlamento de la República de Weimar (1919-1933). Desde 1994 se reúne allí cada cinco años la Convención Federal (Bundesversammlung) para elegir al presidente de Alemania (Bundespräsident) y desde 1999 es el lugar de reunión del parlamento alemán (Bundestag).


El edificio del Reichstag o Reichstagsgebäude, es el actual lugar de reunión del parlamento federal (Bundestag), órgano supremo legislativo de la República Federal de Alemania, y se levanta imponente en el barrio Tiergarten de Berlín. Antes de la construcción de este edificio, el parlamento se reunía en lo que se denominaba la Cámara Alta de Prusia. En el año 1871, tras la unificación y la fundación del Imperio Alemán, se decide proyectar un recinto más acorde a las necesidades del momento. El 19 de abril de ese mismo año se aprueba una moción que decía lo siguiente: “Es necesario la construcción de un parlamento a la altura de las funciones del Reichstag y digno de representar al pueblo alemán. Es una necesidad urgente” El estado alemán decide levantar el edificio en La Plaza de la República (Platz der Republik), lugar que albergaba el palacio del conde Atanazy Raczynski, quien se niega a ceder sus tierras. Se contemplan otras alternativas, como derribar el Teatro de la Ópera de Kroll para construir en su lugar la futura sede del parlamento. Pero en el año 1874 muere el conde Raczynski y se llega a un acuerdo con su hijo tras varios años de negociaciones, cediendo éste los terrenos a cambio de una cuantiosa compensación. En 1882 se convoca un concurso para diseñar el recinto, al cual curiosamente solo se podían presentar aspirantes cuya lengua materna fuera el alemán, y el arquitecto Paul Wallot es elegido para llevar a cabo su proyecto de estilo neo renacentista, comenzando su construcción dos años más tarde. Una vez finalizado, el edificio alberga el parlamento alemán de la época (Reichstag) durante los años del II Imperio Alemán y la República de Weimar, hasta que un incendio lo destruye en 1933. Desde entonces el recinto sufre una serie de importantes remodelaciones, destacando la realizada en 1993 por el famoso arquitecto inglés Norman Foster. Ese año se levanta una fantástica cúpula de cristal y acero sobre la Sala de los Plenos del Parlamento, que se ha convertido en uno de los símbolos de la ciudad. Desde la cúpula podemos disfrutar de unas extraordinarias vistas de Berlín. Dos años más tarde se reconstruye y moderniza el interior del edificio, adaptándolo a los tiempos modernos, pero conservando la esencia histórica del mismo. Desde este momento el edificio del Reichstag está preparado para albergar los más importantes eventos. Desde 1994 acoge el Bundesversammlung, convención federal para escoger al presidente del país, y desde 1997 el recinto comienza a ser utilizado como sede del Bundestag hasta nuestros días. El edificio del Reichstag es uno de los referentes turísticos de Berlín y está bien comunicado por transporte público. La parada “Bundestag” de la línea de metro U55 y la línea 100 de autobús nos dejan bien cerquita de La Plaza de la República (Platz der Republik). Se permiten visitas gratuitas desde las 8:00 horas hasta las 24:00 horas durante todos los días de la semana. Eso sí, recordad que no está permitido el acceso de grupos más tarde de las 22:00 horas. Es muy recomendable acudir a sus puertas a primera hora del día y armarse de paciencia, pues se forman largas colas en la entrada, llegando a oscilar entre una y dos horas la espera.  

¿Buscas clientes viajeros? Anúnciate aquí