encuentra tu hotel

Buscar hotel

Troovelers que han estado en Berlín

Edificio Tacheles

Descripción

Edificio Tacheles es un lugar de visita obligatoria para turistas de Berlín.

Se encuentra en una zona con oferta de entretenimiento. A escasos metros de este lugar encontramos 45degrees y Don't know.

Leer más Ocultar

Conocido como Kunsthaus Tacheles (centro de arte Tacheles), este gran edificio se levanta el la calle Oranienburger en el céntrico distrito de Mitte en Berlín. En estas paredes se concentra mucha historia que el edificio, considerado abandonado, casa okupa y lugar de arte y ocio nocturno, ha visto pasar desde que se construyó en 1907.  Su nombre original era Friedrichsstadtpassagen, pues está en un pasaje al que se accede desde las dos calles. Aunque se dice que es de arquitectura moderna, el edificio hecho de hormigón tiene toques góticos y clásicos. La idea original era que alojase diferentes tiendas y negocios pero no tuvo ningún éxito, así que se alquiló posteriormente para usarse como unos grandes almacenes hasta la Primera Guerra Mundial, cuando fue subastado.  La época más convulsa en la historia de Alemania también buscó espacio en Tacheles, pues en el 1930 ya era usado por miembros del partido nazi. Poco a poco se hicieron con él hasta llegar a convertirlo en la oficina central de las SS. Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial llegó a servir como prisión a reclusos franceses. Después de la guerra el edificio quedó bastante destruido, como todo el centro de Berlín.  Como el fénix resurgiendo de sus cenizas, Tacheles empezó a recibir artistas que se hacían un hueco entre las ruinas y poco a poco iban aportando su granito de arena en la restauración del edificio. Se alojó también una empresa de radio y una agencia de viajes. Incluso se creó un teatro, que fue demolido junto a ciertas partes del edificio en 1980. Se planeó detonar el resto en los 10 años siguientes pero esa completa demolición nunca ocurrió. En 1990 el grupo“Künstlerinitative Tacheles” ocupó la edificación. Durante todo este tiempo ha habido numerosas iniciativas por mantenerlo, aludiendo a su importancia histórica, y quizá ya no sigue prorrogada esa posible demolición, siempre planeando a su alrededor como una sombra de un final que nunca acabó por llegar. No sabemos si final llegará (en el 2011 ha salido una noticia de que se venderá por una cifra astronómica), pero mientras tanto lo mejor que podemos hacer es visitarlo y disfrutarlo.  Las cuatro plantas decoradas con diversos grafitti albergan ateliers de artistas de muchos países, donde se pueden visitar y comprar obras. Cada esquina es inspiradora y evoca esa cultura underground tan típica berlinesa. Durante la noche el edificio sigue abierto, y lleno de visitantes. Locales como Estudio 54 y Zapata son ya míticos en la noche de la capital alemana.    

¿Buscas clientes viajeros? Anúnciate aquí