encuentra tu hotel

Buscar hotel

Troovelers que quieren ir a Sevilla


Troovelers que han estado en Sevilla

Fábrica de Tabacos

Descripción

Fábrica de Tabacos es un lugar de visita obligatoria para turistas de Sevilla.

Se encuentra en una zona con puntos de interés turístico, construcciones de gran valor arquitectónico y monumentos y oferta de entretenimiento. A escasos metros de este lugar encontramos University of Seville (Carmen's Tobacco Factory), Palace Gardens y Royal Palace.

Leer más Ocultar

En el corazón de la capital andaluza se haya la antigua Fábrica de Tabacos que es hoy el Rectorado de la Universidad de Sevilla y alberga varias facultades de la misma. Sin embargo, es este edificio algo más que una mera construcción que se mantiene en pie desde hace tres siglos, ya que ha sido parte de la Historia, de la economía y del Folclore más íntimo y artístico de Sevilla, ya que en él trabajaba Carmen, la famosa Carmen, una tabaquera que inspiró la renombrada ópera de Bizet. Construida por orden del rey Fernando VI en el siglo XVIII, fue encargada al arquitecto holandés Sebastián Van der Bocht y edificada entre 1728 y 1776 por ingenieros militares, que se aseguraron de añadir grandes medidas de seguridad al conjunto, debido al valor de la sustancia tabacalera de la época (como ejemplo, el foso). El casi medio siglo que se tardó en finalizar, mereció de sobras la pena, pues es uno de los edificios con más carácter y encanto de la zona céntrica de Sevilla, que fue construido para desempeñar  función de fábrica tabacalera durante casi dos siglos. En el siglo XVIII fue el edificio industrial de mayor tamaño de todo el territorio nacional y llegó a emplear hasta 12.000 trabajadores en el siglo XIX. Además de la primera fábrica de tabacos que se construyó en toda Europa, fue Sevilla la puerta de entrada para el tabaco en el continente, que se introdujo en barcos que llegaban al puerto de Sevilla desde las Américas. En los años 50’s del siglo XX, el edificio pasó a ser parte de las dependencias de la Universidad y la fábrica de tabacos pasó a otro edificio no muy lejos, a orillas del río Guadalquivir. Conformado en cuatro módulos idénticos en disposición, en el centro de cada cual hay un patio y, en el centro del cuadrado que forma su planta, el patio de la fuente, llamado así por poseer una fuente de piedra blanca decorada con querubines. Su exterior se conforma con cuatro fachadas, una por núcleo, teniendo cada una de ellas una hermosa portada. En su interior destacan los largos pasillos con altísimos techos abovedados que se mantienen frescos en verano, alejados del bochorno sevillano y su enrejado en los grandes ventanales que llenan la fachada. Rodeando al edificio de planta rectangular, jardines y acera empedrada y, por tres de sus cuatro lados un foso de bastante profundidad que hoy está lleno de verdina y gatos – que son alimentados por los estudiantes. Independiente al edificio pero dentro del conjunto, se encuentra la capilla y una cárcel. Para visitarlo, se puede ir cualquier día entre lunes y sábado de aproximadamente 7 de la mañana a 10 de la noche. Entrar es, por supuesto, gratuito. Si te quedas varios días en la ciudad, buena idea es mirar los tablones en los que a veces se cuelgan actividades artísticas, ciclos de cine independiente o actividades culturales de lo más variadas: una forma diferente de conocer Sevilla.

¿Buscas clientes viajeros? Anúnciate aquí