encuentra tu hotel

Buscar hotel

Troovelers destacados

Saly

Descripción

La población de Saly se ubica en la país Senegal de África.

Leer más Ocultar

Senegal es uno de los países subsaharianos del África Occidental que tomó más relevancia en las últimas décadas del siglo XX debido a su estabilidad política y económica desde su independencia de la mano del presidente Senghor y de la celebración de algunos eventos internacionales como el rally París-Dakar que acercaron su imagen a Europa.Con una superficie de 196.200 kilómetros cuadrados y una población de 12.500.000 habitantes, el país apostó decididamente por el turismo como una herramienta de desarrollo y bienestar fruto de la cual nació a principios de 1984 la estación balnearia de Saly o Saly Portudal (referencia a la primitiva implantación colonial postuguesa en la zona). Saly, a 90 kilómetros al Sur de la capital Dakar, pasa en la actialidad por ser la Costa del Sol africana, con sus elegantes resorts y sus instalaciones de sol y playa que convocan hasta 20.000 personas en un núcleo de 600 Hectáreas de terreno en la "Petite Coté" al Sur de Senegal. Dotada de un clima tropical con una larga estación de lluvias y vientos húmedos que va desde mayo a noviembre y otra más seca y cálida con vientos "harmatta" (calientes), Saly disfruta de un litoral de playas tropicales de finas arenas con una lujuriosa vegetación de palmeras, baobabs y eucaliptus que son su principal atractivo para el visitante que busca un lugar de descanso y calma. No obstante, la particularidad de la mayoría de las instalaciones hoteleras en recintos cerrados a los que se niega el acceso de los lugareños, hace que los senegaleses se refieran a estás como las "prisiones de los blancos". Saly tiene una mínima población autóctona que no sobrepasa los tres mil habitantes pero que ha crecido como consecuencia de las infraestructuras turísticas y de la población flotante que recibe a lo largo del año. Hacia el interior y a unos 5 kilómetros encontramos Mbour, el centro urbano más carcano y propicio para la confraternización con los senegaleses y la realización de compras en las que siempre hay que practicar el "regateo" de los precios tan habitual sobre todo en los países menos desarrollados. La artesanía en madera, cerámica, collares y pulseras, coloridos textiles, son algunos de los recuerdos que podemos adquirir a precios irrisorios en la moneda senegalesa (Franco CFA) o pagando en euros, cada vez más aceptados. Los paquetes vacacionales a Saly se obtienen a partir de los 800 euros para una estancia de 7 días y los vuelos con una escala en Lisboa u otras ciudades se pueden adquirir con antelación desde los 380 euros. El horario es el GMT (Greenwich), por lo que la diferencia horaria con España es mínima. En Senegal se habla el francés como lengua administrativa y comercial pero existen unas treinta lenguas autóctonas de las cuales el wolof es la más extendida con un 80% de hablantes de su población total. Para el viaje es preciso vacunarse de fiebre amarilla, tétanos,etc.. y tomar el tratamiento previo contra la malaria muy frecuente en estos lugares. Amén de las instalaciones de sol y playa, Saly es un buen punto de entrada en África negra para aquellos que no tengan la aventura como uno de sus objetivos primordiales, ya que la seguridad es notable y propicia al inicio de excursiones que nos familiaricen con el estilo de vida senegalés, su gastronomía típica (Hrieboudienne) con platos de pescado y carnes muy agradables al paladar y su música tan apreciada con instrumentos de percusión tan conocidos como el sabar, kora y djembe. Para los que no gusten de salir al exterior encontrarán en Saly los alicientes de un campo de golf o del puerto donde es típico asistir a la llegada de los barcos de pesca y la descarga de sus capturas siempre abundantes y vistosas en estas aguas atlánticas, además de poder practicar la misma en las costas próximas. Debemos también referirnos a la actividad de Saly como "punto de encuentro" entre los visitantes y los senegaleses, ya que es habitual ver parejas ocasionales de distinta raza y color en sus playas y locales, a menudo con una gran diferencia de edad. Ello ha ocasionado algunos hechos que conllevan una especial protección de los menores con avisos específicos en los hoteles y acciones tutelares como las que realiza habitualmente la ONG "Avenir de l'Enfant" para evitar los casos de pedofilia.      En todo caso, Saly cuenta con una oferta de alojamiento turístico variada y asequible a todos los bolsillos, desde los 30 a los 150 euros por habitación doble. Entre sus establecimientos más característicos encontramos el Club Hibiscus, el Baobab Decamerón Resort, el Teranga, el Bouganvilliers, Lamanti, Neptune, Les Amaryllis, así como otra de restaurantes y clubs nocturnos en los que disfrutar de la cocina y las costumbres locales como "L'Etage" donde es casi imposible decir "Mangui dem" (Me voy) porque se encadena comida, baile y placer de forma ininterrumpida como consecuencia de la "teranga" (hospitalidad)  senegalesa. Saly sirve también de trampolín para visitar otros lugares tan atractivos de Senegal como Dakar, Saint Louis o los parques naturales de Niekolo-Koba y Ferbo Norte y Sur, entre otros.

Lugares de interés (1)
Hoteles (9)
Gastronomía (3)
Compras (2)
¿Buscas clientes viajeros? Anúnciate aquí