encuentra tu hotel

Buscar hotel

Troovelers que han estado en Brest

Brest

Descripción

La ciudad de Brest se ubica en la país Bielorrusia de Europa. Destaca por sus museos y oferta cultural, y sus diversos lugares de entretenimiento.

Quienes adoren los museos y el mundo de la cultura podrán ver lugares de interés cultural como Memorial Complex Brest Hero Fortress, Brest Railway Museum y Музей железнодорожной техники.

Para quienes prefieren las zonas de ocio y entretenimiento tienen lugares de actividades artísticas como Брестский академический театр драмы y Театр кукол.

Leer más Ocultar

Guías de viaje de Brest

4 días
23 lugares de interés
Aitor Blanco Aitor Blanco

Brest (en bielorruso: Брэст, Бе́расьце, Бярэ́сьце, o Brest, Bieraście, Biareście; en ruso: Брест, Брест-Литовск, o Brest, Brest-Litovsk; en polaco: Brześć Litewski, Brześć nad Bugiem, Brześć Białoruski; en lituano: Lietuvos Brasta) es una ciudad de Bielorrusia, cercana a la frontera con Polonia, en la confluencia de los ríos Bug Occidental y Mujavéts. La población es de 298,329 habitantes (2004). Brest es la capital de la Provincia de Brest.


Situada en el extremo más occidental de Bielorrusia, a poca distancia de la frontera con Polonia, la ciudad de Brest constituye uno de los principales lugares de paso entre el Este y el Oeste pues por ella pasa la línea férrea que une Berlín con Moscú y una de las carreteras más transitadas que unen Bielorrusia con Polonia. Del mismo modo, la ciudad también debe a su posición fronteriza su agitada historia, a lo largo de la cual pasó por numerosas manos. Polacos, lituanos, rusos, franceses, alemanes y soviéticos fueron tan sólo alguno de los pueblos que lograron el dominio de la ciudad hasta que, por fin, comenzó a formar parte de una Bielorrusia ya independiente tras la caída de la Unión Soviética. Esta agradable y tranquila ciudad situada en la confluencia de los ríos Bug Occidental y Muchavec de cerca de trescientos mil habitantes es, además, considerada uno de los símbolos de la resistencia soviética frente al ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial, pues fue su espectacular fortaleza uno de los primeros lugares atacados por la Alemania nazi y el lugar donde ocho mil soldados del Ejército Rojo resistieron heroicamente durante cerca de un mes los embistes de unos atacantes en clara superioridad numérica. La fortaleza de Brest fue construida a mediados del siglo XIX en parte sobre los terrenos donde anteriormente se encontraba el castillo de la ciudad, debido al gran valor estratégico de la zona. El resultado final de esta construcción fue una línea de defensa de seis kilómetros y medio de longitud que alberga alrededor de cuatro kilómetros cuadrados de superficie salpicados por varios edificios, entre los que destacan la ciudadela, la iglesia de San Nicolás (la más antigua de la ciudad), las ruinas del Palacio Blanco (lugar donde fue firmado el Tratado Brest-Litovsk en el año 1918) y el Museo de la Defensa de la Fortaleza. Por otro lado, la pieza central de la fortaleza será el Monumento al Valor, una enorme escultura en piedra que representa la cabeza de un soldado que se encuentra junto al obelisco donde una llama eterna recuerda a los caídos en la lucha. En esta zona, además, es probable que podamos observar una pequeña marcha militar, un espectáculo realmente digno de ver por su aspecto ligeramente anacrónico, capaz de transportarnos durante unos minutos a la época soviética. A pesar de que la fortaleza es el lugar de mayor interés histórico de la ciudad e incluso podría decirse que es uno de los memoriales soviéticos con más carisma del territorio de la antigua Unión Soviética, no es lo único que la ciudad tiene que ofrecernos. Brest es una peculiar combinación de casitas de madera típicas y edificios característicos de la época soviética. Partiendo de la plaza principal bajo la severa mirada de podremos recorrer sus encantadoras y tranquilas calles al sosegado ritmo bielorruso, comprender más a fondo la historia de la ciudad en el siempre edificante Museo de Brest, internarnos en templos ortodoxos y católicos o disfrutar de verdaderas obras de arte en el curioso Museo de Arte Confiscado. 

Lugares de interés (69)
Hoteles (46)
Gastronomía (69)
Compras (9)
¿Buscas clientes viajeros? Anúnciate aquí