encuentra tu hotel

Buscar hotel

Troovelers destacados

Saaremaa Island

Descripción

La población de Saaremaa Island se ubica en la país Estonia de Europa.

Leer más Ocultar

Frente al Golfo de Riga, en el Mar Báltico, se encuentra Saaremaa, la mayor isla de Estonia, con una población cercana a los 40.000 habitantes, de los que 15.000 residen en la capital, llamada Kuressaare. La isla tiene una longitud que supera los 100 km, y una anchura de unos 40 km. en su parte más ancha. La distancia a las costas de Estonia es inferior a los 10 km, por la punta más oriental. Los vestigios arqueológicos demuestran que la isla estuvo habitada desde hace más de 5.000 años. Su historia ha sido turbulenta, por la presencia de vikingos, piratas estonios y por muchas grandes batallas navales. En la Segunda Guerra Mundial fue escenario de importantes contiendas, lo que se refleja en varios monumentos y en el gran cementerio de víctimas de la guerra. La isla conserva su encanto tradicional, ha sufrido pocos cambios, sigue siendo un lugar muy tranquilo y aislado, con un extenso entorno natural casi virgen, y una estructura milenaria, que mantiene  pequeños pueblos de casas de piedra y techos de paja. En su litoral se vislumbran altos acantilados y playas rocosas. Cientos de miles de aves migratorias pasan por la isla a lo largo del año, y también se pueden encontrar curiosas especies de mariposas y caracoles, así como ejemplares muy raros de orquídeas y otras plantas. El suave clima marítimo y sus suelos con abundancia de cal han propiciado una gran riqueza natural en su flora y fauna. Resulta muy instructivo visitar la zona de Kaali, con sus nueve espectaculares cráteres producidos por meteoritos que impactaron allí hace muchos miles de años, en la prehistoria, en el período denominado Holoceno, cuando el Homo Sapiens poblaba el planeta. El mayor de estos cráteres tiene un diámetro de más de 110 m, una profundidad de 22 m, y está ocupado por el Lago Kaali. A menos de 1 km. de distancia se encuentran los otros ocho cráteres, producidos por otros pedazos del mismo meteorito. Diversos vestigios indican que la zona de Kaali fue considerada como un lugar mágico y mitológico de celebración de rituales religiosos durante siglos. Durante la Edad de Hielo se construyó un enorme muro de piedra rodeando los cráteres, que tenía casi 500 m. de longitud, 2 m. de altura y 2,5 m. de grosor. Es recomendable visitar las ruinas del Castillo Maasi, la Granja Museo  Mihikli,  la Iglesia de Vjlala, del siglo XIII, y otras iglesias medievales dispersas por la isla. Además se pueden descubrir muchos molinos de viento centenarios, ya que es uno de los símbolos de la isla. Algunos de ellos se han conservado en buen estado, y otros han sido restaurados con mucho cuidado para preservar su diseño peculiar y su importante valor histórico. En la ciudad de Kuresaare vale la pena explorar su hermoso casco antiguo, muy bien conservado,  sus molinos de viento, y ver el imponente Castillo Episcopal, construido en el siglo XIII. Es imprescindible probar sus excelentes cervezas de elaboración artesanal tradicional, y también sus diversas modalidades de pan negro de centeno, hechas siguiendo recetas con siglos de antigüedad. Hay varias denominaciones de origen reconocidas en algunos tipos de panes y de cervezas, que son muy apreciadas en toda Estonia.

Lugares de interés (0)
Hoteles (15)
Gastronomía (0)
Compras (0)
¿Buscas clientes viajeros? Anúnciate aquí