encuentra tu hotel

Buscar hotel

Troovelers destacados

Constanza

Descripción

La ciudad de Constanza se ubica en la país Rumanía de Europa. Destaca por sus edificios de valor arquitectónico y monumentos, sus diversos lugares de entretenimiento, y sus museos y oferta cultural.

Los apasionados por la arquitectura y los monumentos podrán contemplar lugares de interés cultural como The Mosque of Constanta - Minaret y Saint Andrew's Cave Monastery.

Para quienes prefieren las zonas de ocio y entretenimiento tienen un lugar de visita obligatoria para turistas como Casino de Constanza, un entorno paisajístico como Constanta Beach, un lugar de actividades acuáticas como Aquarium of Constanta, y un lugar de actividades artísticas como Teatrul de opera și balet - Oleg Danovski.

Quienes adoren los museos y el mundo de la cultura podrán ver lugares de interés cultural como Archaeology Museum, Muzeul Național de Istorie și Arheologie y Ion Jalea Museum of Sculpture.

Leer más Ocultar

Constanza (en rumano: Constanța, pronunciado /kon'stan.ʦa/), antiguamente llamada Kustendje o Tomis, es el puerto más grande de Rumania, en el mar Negro. Es la ciudad más grande de Dobruja y la capital del distrito de Constanța.


Constanza es el puerto natural de Rumanía al Mar Negro. Capital de la región de Dobrogea que se extiende al Sureste del país, tiene una población aproximada con su área de influencia de 400.000 habitantes. Para los amantes de la cultura clásica, Constancia tiene una especial relevancia pues fue allí donde el emperador Augusto desterró en el año 8 d.C. al gran poeta latino Ovidio por causas poco conocidas y al parecer inducido por su esposa Livia. El propio Ovidio nos habla de que "contempló involuntariamente un crimen" y ello pudiera relacionarse con su destierro (asuntorelacionado con Julia, la hija de Augusto) aunque también pudiera haberse debido a la publicación de su "Ars Amandi" que atentó contra las normas morales impuestas por el emperador en la época. El poeta escribió durante los nueve años de su exilio hasta su muerte, las "Tristes" y las "Pónticas" en las que glosó el trato de los pobladores de Tomis (antiguo nombre de la ciudad) hacia su persona, llegando a escribir en una carta a su amigo Tuticano: "Me es querida Tomis que a mí, exiliado de mi patria, me dió su fiel hospitalidad". Su estatua se alza desde fines del siglo XIX en el centro de la ciudad, obra del artista italiano Ettore Ferrari. La ciudad fue fundada al parecer hacia el año 500 a.C. y fue una colonia griega. De ella tenemos referencia en el viaje de Jasón en busca del vellocino de oro ya que Medea para escapar de la persecución de su padre Eetes, mató a su hermano Absirte y fue arrojando sus miembros al mar para retrasar a su progenitor en su viaje a la Cólquida. Otros historiadores la vinculan a la reina magenta Tomiris, vencedora de Ciro el Grande. Su nombre actual le viene de la hermana del emperador Constantino (Constanza), con el que fue rebautizada y conocida después de l caída del Imperio Romano de Occidente. Capital de la Escitia Menor fue conquistada por Roma a los dacios y tracios indígenas.  Después formó parte del imperio Búlgaro, del Otomano y de la Valaquia hasta 1878 en que incorporó a la recién nacida Rumanía. Ir a Constanza por carretera desde España supone un largo viaje de dos días ininterrumpidos, por lo que es más recomendable el viaje en avión. Las tarifas para el viaje directo a su aeropuerto rondan como mínimo los mil euros por trayecto por lo que es recomendable tomar alguno de los múltiples vuelos que unen España con Bucarest, la capital rumana, y desde allí, recorrer los 200 kilómetros que separan ambas ciudades por autovía (A-2), ferrocarril o autobús, incluso con automóvil de alquiler, lo que abarata considerable el costo del viaje. Constanza es sin duda la capital vacacional de Rumanía en el turismo de sol y playa. Sus excelentes playas -públicas y privadas- a orillas del mar Negro cuentan con una extensión de muchos kilómetros y aguas poco profundas y muy tranquilas que permiten un acceso cómodo y agradable por sus finas arenas blancas. Magníficas puestas de sol y un área balnearia muy apreciada desde hace más de dos siglos en la que encontramos los baños de barro tan apreciados para enfermedades óseas y reumáticas. Su población mayoritariamente rumana en más del 90% se ve incrementada de manera notable en la temporada estival ya que cuenta con buenas instalaciones hoteleras y de restauración con precios similares a los de España. Importante es destacar en su zona de influencia las instalaciones de Mamaia al Norte, sin duda las más lujosas y sede de la "high society" rumana en sus vacaciones veraniegas. Las de Costinesti se pusieron de moda en los años 60 del pasado siglo durante el régimen comunista y actualmente son lugar de cita habitual de estudiantes y gente joven que han deteriorado su entorno en algunas zonas aunque gozan de más fama por sus instalaciones de ocio (discotecas como Ring o Tineretului, bares de copas,etc..). Otras zonas de veraneo próximas a reseñar son las de Mangalia al Sur, Eforie Sur y Eforie Norte, Navodari y Techirghiol, con excelentes playas privadas y buenas instalaciones hoteleras y de ocio. En Constanza se derribaron durante la época comunista numerosos palacios y edificios nobles edificados en el siglo XIX durante la época del rey Carlos I de Rumania que despertó a la ciudad de su largo letargo anterior, por lo que las referencias de su patrimonio monumental son escasas. Destacamos sus dos faros, el genovés utilizado durante siglos y restaurado en el siglo XIX que hoy parece apenas una gran columna y el nuevo faro mayor que el anterior. Su estación de ferrocarril con sus jardines y fuentes, la Casa de los Leones, el edificio de los "Tres Tiempos",  las ruinas romanas y su mezquita, iglesias ortodoxas (Santa Mina, San Pedro y San Pablo) y católicas (San Antonio) dan idea de los avatores históricos de una ciudad objeto de deseo durante siglos de las civilizaciones dominantes en su área. Un recorrido por su paseo Marítimo en la hora mágica de sus puestas de sol sobre las aguas en calma del Mar Negro es también algo primordial a la hora de disfrutar de los atractivos de la ciudad. Hasta allí llega también el Canal del Danubio, la obra faraónica que tantas vidas costó de presos políticos opuestos al comunismo después de la Segunda Guerra Mundial.  Ir a Rumania y no visitar Constanza es dejar de admirar una de las joyas de la corona. Y más ahora que en abril de 2011 se acaban de descubrir por investigadores de la Universidad de Huelva 71 nuevos manuscritos de "Las Metamorfosis" de Ovidio, entre ellos el "Dertusensis 134" escrito en nuestra tierra a finales del siglo XII. Allí nos aguarda con gesto pensativo la imagen del poeta universal que parece recordarnos la fragilidad de la fama y la nostalgia del destierro.  

Lugares de interés (43)
Hoteles (21)
Gastronomía (47)
Compras (3)
¿Buscas clientes viajeros? Anúnciate aquí