encuentra tu hotel

Buscar hotel

Troovelers destacados

Acre

Descripción

La población de Acre se ubica en la país Israel de Oriente Medio - Norte de África.

Leer más Ocultar

Acre (en hebreo עכו, Akko; en árabe عكا, Akka) es una ciudad costera israelí situada a orillas del mar Mediterráneo, cercana a la bahía de Haifa. Pertenece administrativamente al Distrito Norte. Durante la Tercera Cruzada se llamó San Juan de Acre.


Israel, el país más sagrado y punto de unión de las tres religiones monoteístas (judaísmo, cristianismo, islam), es uno de los lugares más bellos del mundo. Desgraciadamente, la situación política y social hace que no muchos turistas se vean abocados a visitarla cada año. Acre, también conocida como Akko, es una de las ciudades más antiguas del mundo que pudo ser creada alrededor del año 1500 a.C. Su valor no sólo estriba en su antigüedad, sino que tiene una posición estratégica en la costa mediterránea y junto a la bahía de Haifa, además de (y sobre todo) estar llena de Historia en pleno corazón de Oriente Medio, que late a cada paso que damos. Es precisamente el lugar en donde se encuentra lo que hace que muchos imperios desearan anexionarla a su territorio y, desde su origen ha pasado por manos de asirios, egipcios, romanos – bizantinos y sirios, antes de que los cruzados se apoderaran de ella, dándole el nombre de San Juan de Acre. Más tarde fue sarracena, turca y, desde 1948, israelí. Y siempre, siempre palestina. Akko es una hermosa ciudad pesquera que mantiene su economía sobre actividades marítimas y en la industria del acero, que exporta a casi todos los demás puntos de Israel. Y, entre sus callejuelas, mezquitas, iglesias, baños turcos y restaurantes, una amalgama en la que se une Oriente y Occidente, la Historia y la Modernidad, en un encantador conjunto del que no querrás alejarte. Y, viendo en perspectiva la Historia que envuelve a Acre, no nos sorprendemos de encontrar que la Ciudad Vieja de Acre, en la zona histórica, sea una ciudad amurallada, bien defendida. Nombrada Patrimonio de la Humanidad en 2001 por la UNESCO, esta ciudad medieval se conserva como si el tiempo no la hubiera más que acariciado. Sus columnas, anchas de piedra, siguen en pie, como si aún temiera volver a ser conquistada. En algún lugar de la ciudadela se encuentra el Túnel de los Templarios, una galería del siglo XII que se desarrolla bajo tierra (visita no aconsejable a claustrofóbicos) y lleva a un patio exterior, probablemente construido como vía de escape si la ciudad era sitiada. La Fortaleza de los Cruzados, muestra de nuevo esa necesidad que tenía la ciudad de defenderse de imperios que continuamente intentaban atacarla. Al llegar los cruzados, decidieron crear una fortaleza que les asegurara la posesión de la ciudad, así que enterrando la ciudad bajo sí, construyeron encima, sepultando la Historia bajo tierra y piedras. ¿Qué comprar en Israel? Podrás encontrar regalos o recuerdos tan originales como productos del Mar Muerto listos-para-llevar (geniales para la piel), especias de una calidad inmejorable, mezuzah o marcapáginas tallados o decorados de forma original o vasijas en blanco y azul compradas en los lugares sagrados de Galilea o Jerusalén (aunque algo frágiles a la hora de viajar). Yo añadiría la idea de comprar semillas de olivo, que plantar a tu vuelta, pues éstos llevan una gran carga emocional implícita, la esencia del país.  La gastronomía israelí-palestina tiene mucho en común con la dieta del Golfo y el norte de África, siendo frecuentes que los platos más típicos, no sean originarios sólo de aquí: tahina, un cocido hecho con cordero, tomates y cebollas, con un sabor agridulce muy intenso; humus, puré de garbanzos y tabulé que se come mojando en él pan árabe; faina, que es una curiosa tortilla de garbanzos o la famosa shawarma, pan árabe relleno de carne con algo de verdura y salsa. De postre, nada mejor que un trozo de baklava, masa horneada con frutos secos y azúcar. Sin embargo, sólo en Jerusalén podrás probar: el Meurav Yerushalmy, carne de pollo especiada con cebolla, hecho todo en una plancha, o el Pescado de San Pedro, una delicia para los amantes del pescado. Para terminar, es aconsejable que no olvides beber siempre agua embotellada, así como no tomar bebidas con hielo o zumos hechos con agua. Y lleva a mano los datos de la Embajada Española en Israel/Palestina («The Tower», Rehov Daniel Frish, 3, 18º - 64731 Tel Aviv) y/o el teléfono en caso de urgencias (+695 88 75, +695 88 95). ¡Buen viaje!  

Lugares de interés (4)
Hoteles (5)
Gastronomía (13)
Compras (1)
¿Buscas clientes viajeros? Anúnciate aquí