encuentra tu hotel

Buscar hotel

Troovelers que han estado en Casablanca

Casablanca

Descripción

La ciudad de Casablanca se ubica en la país Marruecos de Oriente Medio - Norte de África. Destaca por sus edificios de valor arquitectónico y monumentos, sus diversos lugares de entretenimiento, y sus museos y oferta cultural.

Los apasionados por la arquitectura y los monumentos podrán contemplar lugares de visita obligatoria para turistas como Royal Palace of Casablanca, City Hall of Casablanca y Mezquita Hassan II, lugares de interés cultural como Mezquita de Hassan II, L'Eglise du Sacre-Coeur y Notre Dame de Lourdes, y un lugar de actividades deportivas como Stade Bourgogne.

Para quienes prefieren las zonas de ocio y entretenimiento tienen un lugar de actividades para niños como JARDIN MURDOCKH, un lugar de visita obligatoria para turistas como Vina Indomita, entornos paisajísticos como Playas Ain Diab y La Corniche y Parc de la Ligue Arabe, y un lugar de actividades artísticas como Theatre Mohammed 6.

Quienes adoren los museos y el mundo de la cultura podrán ver lugares de interés cultural como Musée Abderrahman Slaoui y Museum of Moroccan Judaism.

Leer más Ocultar

Guías de viaje de Casablanca


Casablanca (en árabe clásico الدار البيضاء, ad-Dār al-Baīḍaʾ, «La Casa Blanca»; en dialecto marroquí Dar Beīḍa o Casa Blanca) es una ciudad en el oeste de Marruecos, capital de la región del Gran Casablanca, está situada en la costa del Océano Atlántico, 80 km al sur de Rabat, la capital administrativa. Es la ciudad más grande de Marruecos, así como su principal puerto. También es la ciudad más grande de la región del Magreb. En el censo de 2012 registró una población de 6.949.805 habitantes. Es considerada el centro económico y comercial de Marruecos, mientras que la capital política es la ciudad de Rabat.


A menudo Casablanca es tomada por el viajero como un simple punto de llegada al país o un lugar de paso. Sin embargo, la ciudad bien merece una visita. A pesar de no tratarse, ni mucho menos, de un lugar exótico, es un buen lugar para ver otra cara de Marruecos, la más moderna, la más cosmopolita y también la más influenciada por el mundo occidental. En Casablanca, principal centro económico del país, las vestimentas tradicionales marroquíes parecen fuera de lugar. Si dentro de nuestro trayecto necesitamos un pequeño descanso y realizar algo así como un viaje mental a algo parecido a nuestra cultura, no tenemos más que pasar un día de compras por sus elegantes tiendas, almorzar en un restaurante internacional o irnos a tomar unas copas en uno de los numerosos pubs del paseo marítimo durante la animada noche de Casablanca. La ciudad se desarrolló urbanística y económicamente en relativamente poco tiempo, pues fue arrasada en el siglo XV por los portugueses (cuyos marinos le confirieron su actual nombre a causa de una “casa branca” que se avistaba desde el mar) tras lo cual estuvo deshabitada durante más de trescientos años. Es en la segunda mitad del siglo XVIII cuando el Sultán Mohamed Ben Abadía decide reconstruir la ciudad y en el siglo XIX cuando comienza a desarrollarse de una forma vertiginosa. En tan sólo este tiempo Casblanca se convirtió en la ciudad más grande de todo el Magreb, lo que provocó no pocos problemas de planificación urbanística, que se siente especialmente en las monumentales congestiones de tráfico. Las medinas –o barrios antiguos- de Casablanca resultan bien peculiares: la antigua por carecer del aspecto medieval de las de otras ciudades marroquíes, habiendo sido construidos la mayoría de sus edificios durante el siglo XIX; y la llamada medina nueva (creada en los años 30 por los franceses) por tratarse de una construcción bajo estándares europeos, siendo conformada por una ordenada hilera de calles y tenderetes en vez de un por laberinto de callejuelas, como suele ser habitual. Casablanca alberga uno de los edificios que resulta uno de los mayores orgullos de los marroquíes y a la vez objeto de fuertes críticas debido a la enorme suma de dinero invertido en él, la mezquita de Hassan II. Fue construida para celebrar el 60 aniversario del progenitor del actual monarca, Mohamed V, y finalizada ocho años después gracias al trabajo de una ingente cantidad de obreros y artesanos del país. La imponente mezquita es el templo más alto del mundo y el segundo más grande, después de La Meca. Para el turista tiene una ventaja impagable: se trata de uno de los pocos templos musulmanes al cual está permitida la entrada a no musulmanes.  Además de su tamaño, la mezquita destaca por la peculiaridad de estar construida en una península artificial sobre el agua. Pero la mezquita Hassan II no es el único atractivo turístico de la ciudad, como sugieren muchos marroquíes. Pasear admirando la mezcla de estilos arquitectónicos (desde neo-morisco hasta art-decó) en el centro de la ciudad, disfrutar de la tranquilidad del Parque de la Liga Árabe o darnos un chapuzón en el Atlántico, son las principales actividades que harán que no nos arrepintamos de haber hecho una parada en la ciudad.

Lugares de interés (25)
Hoteles (107)
Gastronomía (137)
Compras (4)
¿Buscas clientes viajeros? Anúnciate aquí